Comparte en:
Por encima de todo, que quienes alimentan y viven de las «casualidades habituales» no nos marquen el paso como país, como sociedad.