Comparte en:
Según Iván Redondo, no hay límites para la «ventana de Overton», técnica consistente en la manipulación ordenada del público para conseguir cualquier cosa con su aceptación, desde lo que era impensable, inaceptable, impronunciable.