Comparte en:

La burla de la ley de transparencia es de lo más grave que puede suceder para una democracia que se tenga por tal. En la mayoría de los casos en España, los poderes públicos responsables han hecho y hacen trampas.

Sin transparencia no hay democracia

Nota: este artículo se publicó en El Debate de Hoy. Incomprensiblemente, el enlace original se ha redirigido a la portada de El Debate, que, pese a ser de la misma propiedad del anterior, impide, desde el 1 de octubre de 2021, que se pueda leer en línea.