Comparte en:
El Gobierno aprobará, mediante un real decreto-ley, la laxitud de los controles en materia de contratación y subvención pública. Las empresas adjudicatarias de contratos de menos de 200.000 euros no tendrán que acreditar su solvencia económica ni financiera.