Comparte en:

Lo sucedido con el general Santiago ha probado que el Gobierno ha ordenado el espionaje potencial de los ciudadanos para señalar a quienes lo critican.

El Gobierno infarta la libertad de expresión

Nota: este artículo se publicó en El Debate de Hoy. Incomprensiblemente, el enlace original se ha redirigido a la portada de El Debate, que, pese a ser de la misma propiedad del anterior, impide, desde el 1 de octubre de 2021, que se pueda leer en línea.