Comparte en:

Lo sucedido con el general Santiago ha probado que el Gobierno ha ordenado el espionaje potencial de los ciudadanos para señalar a quienes lo critican.