Comparte en:

El Poder Judicial y el Tribunal Constitucional podrían convertirse en las últimas instancias para la salvaguarda de los derechos fundamentales, la soberanía del pueblo y la división de poderes.