Comparte en:

Aunque la partida no ha terminado, las resoluciones del Tribunal Supremo constituyen un jaque judicial a los actores principales del «procés».