Comparte en:

Ante la magnitud de los hechos probados en el caso de los ERE, sin parangón en la historia de España, la excusa de los condenados es insostenible y letal para la democracia.