Comparte en:
El derecho a la salud no puede cancelar el derecho a la intimidad. Al margen de las exigencias de la especial protección de la cesión y el tratamiento de los datos de salud; la imposición del «salvocoviducto» establecería un registro general de españoles vacunados y no vacunados.