Comparte en:

Nuestros actuales dirigentes políticos nos están conduciendo a esa situación de (mala) cabeza, cuesta abajo y sin (casi) frenos internos, suyos y de la sociedad española, por acción o dejación dolosa.

No hay democracia plena

Nota: este artículo se publicó en El Debate de Hoy. Incomprensiblemente, el enlace original se ha redirigido a la portada de El Debate, que, pese a ser de la misma propiedad del anterior, impide, desde el 1 de octubre de 2021, que se pueda leer en línea.