Comparte en:

La burla de la ley de transparencia es de lo más grave que puede suceder para una democracia que se tenga por tal. En la mayoría de los casos en España, los poderes públicos responsables han hecho y hacen trampas.