Comparte en:
El anteproyecto de Ley de Memoria Democrática que quiere sacar adelante el Gobierno de Pedro Sánchez muestra signos claros de anticonstitucionalidad y choca, entre otras cuestiones, contra la seguridad jurídica, la libertad de expresión y la de cátedra.